Los sistemas fotovoltaicos autónomos permiten la generación de electricidad a partir de la radiación solar, están conformados por los paneles fotovoltaicos, las baterías para almacenar la energía, inversores y controladores de carga.

Constituyen una de las mejores alternativas para el abastecimiento de energía eléctrica en lugares aislados a la red eléctrica, pueden alimentar desde cargas muy pequeñas, hasta grandes equipos.

La tecnología fotovoltaica presenta una gama considerable de componentes que permite numerosas ventajas: instalación simple y segura, la puesta en operación es muy fácil y rápida, el mantenimiento es mínimo y se están posicionando en el mercado como la mejor opción para producir de electricidad sin tanto impacto al medio ambiente.

sitemasAutonomos