Los gobiernos locales ya cuentan con opciones eficaces y de bajo costo para abastecer de energía eléctrica a las comunidades de escasos recursos que no gozan de ese servicio.
Estos sistemas se componen de un panel fotovoltaico de 125 watts y una caja que contiene una batería recargable, un inversor que transforma la corriente directa en alterna, un controlador con un interruptor, así como los cables necesarios.

Es posible trabajar de la mano con los gobiernos locales para crear la solución específica que necesitan. Además de ayudar a acercar un servicio tan primordial como la electricidad a poblaciones necesitadas, el uso de esta tecnología es una buena práctica para contribuir a la conservación del medioambiente al no emplear combustibles fósiles.

municipio