La energía solar térmica consiste en el aprovechamiento de la energía procedente del Sol para transferirla a un medio portador de calor, generalmente agua o aire.

Los colectores de energía solar térmica se clasifican como colectores de baja, media y alta temperatura dependiendo de su forma de trabajar.

 

 

COLECTORES DE BAJA TEMPERATURA.

Proveen calor útil a temperaturas menores de 65 °C.

 

COLECTORES DE TEMPERATURA MEDIA.
Son los dispositivos que concentran la radiación solar para entregar calor útil a mayor temperatura, usualmente entre los 100 y 300 °C.

COLECTORES DE ALTA TEMPERATURA.
Trabajan a temperaturas superiores a los 500ºC. Se usan para la generación de energía eléctrica.

2 copia